Edmundo Sepa: “Lo que le está pasando al pueblo bubi no es producto de la casualidad”

Edmundo Sepa: “Lo que le está pasando al pueblo bubi no es producto de la casualidad”

edmundo-sepa-libro-bubi

Edmundo Sepa llegó a España dos semanas antes de que se proclamara la República de Guinea Ecuatorial en octubre de 1968. Sociólogo desde hace más de 20 años, especializado en inmigración y cooperación internacional, y escritor. En un encuentro con el ecuatoguineano, éste nos habló del que será el segundo tomo del primer libro: España en la Isla de Fernando Póo (1843-1968). Colonización y fragmentación de la sociedad bubi‘.

Al título de esta nueva obra Edmundo Sepa le añadió “Maldición del cacao” porque “a la Isla de Bioko se le impuso un producto, el cacao, que no era autóctono y que además se utilizó como instrumento para desmantelar las instituciones de la sociedad bubi (…)”. Lo más doloroso de ello es el coste humano que ha supuesto. “Las personas trabajaban en condiciones pésimas y terminaban con problemas respiratorios (…) Al final de la cosecha ningún organismo les realizaba una revisión médica”, señaló. Estos problemas se volvían crónicos y a raíz de ello, por falta de conocimiento, la gente africana pensaba que esas enfermedades eran como una maldición. A todo ello hay que sumarle que “la venta del grano de cacao, en comparación con las horas de trabajo, no compensaba”.

Respecto a los puntos que quería reforzar del primer tomo, el escritor mencionó aspectos como que “necesitaba explicar bien cuál era el origen de las relaciones entre España, la Isla de Bioko y la población bubi“. Asimismo, quería dejar claro que “el cacao no era un producto autóctono” y explicar mejor “como se desmanteló la forma de organización de la sociedad bubi”.

Del mismo modo, Edmundo Sepa buscaba documentar mejor los procesos migratorios que ha habido en la isla y la perspectiva de género. “Siento un profundo respeto por las mujeres en general, pero en concreto por la mujer bubi debido a mi experiencia personal. Mi madre era la que prácticamente sostenía el hogar dado que mi padre no podía generar los ingresos necesarios para sostener a la familia (…)”. Por último, su intención era tratar las bases doctrinales de la política colonial y los prejuicios y estereotipos entre los diferentes grupos que son importados a la isla. Todo ello con un objetivo claro: “demostrar al pueblo bubi que lo que le está pasando no es producto de la casualidad“.

edmundo-sepa-libro-bubi

La obra de Edmundo Sepa también tiene interés a nivel académico. No solo para los jóvenes, sino para la gente en general. La sociedad desconoce aspectos como que los bubis estuvieron regidos por una monarquía. A ello, el sociólogo añadió tres puntos fundamentales: la religión bubi, el derecho consuetudinario y estudiar a fondo la figura de la mujer.

España, en palabras del sociólogo, “usurpó la isla de Bioko”. Este hecho afectó a la sociedad en aspectos como el desmantelamiento de la monarquía, del sistema de gerencia y el control militar para que el bubi no pudiera desenvolverse. “Llegamos a la independencia con campamentos militares instalados por España para reprimir al bubi“.

Realizando la investigación para la publicación del libro, Sepa comprobó la poca química que existe entre los propios guineo ecuatorianos. “España estableció una relación directa entre grupos de población y sector de ocupación (…). A cada grupo lo situó en un espacio determinado de manera que apenas pueden convivir”. Este hecho fue el origen de los estereotipos entre los diferentes pueblos de Guinea Ecuatorial. “Cada grupo, en su territorio, cree que es el privilegiado“, explicó.

Para que esta situación de diversidad cultural mejore en la actualidad, el escritor cree que “se necesita que surjan investigadores y que esos libros se pudieran utilizar en las escuelas del país para que las diferentes comunidades se conocieran”.

edmundo-sepa-libro-bubi

Sobre la mujer dentro de la sociedad bubi, Edmundo resaltó que “a la hora de tomar decisiones en los asuntos públicos, hasta que ellas no se pronunciaban, el asunto no tiraba para adelante y eso se trasladaba a los hogares (…). Los bubis no funcionarán nunca si no tenemos en cuenta a la mujer“. Por otro lado, cuando ocurrió la colonización se empezó a marginar a las mujeres del sistema. Este hecho, paradójicamente, supuso un acto de feminización de la conservación del acebo cultural “fueron ellas las depositarias del espíritu del pueblo (…). Cuando llegamos a la independencia y los tiempos modernos, el enfoque machista se acentuó todavía más y a la mujer se la dejó todavía más de lado”.

A pesar de todo ello, “las bubis siguen luchando, creen más en el futuro que los hombres”. En definitiva, el colonialismo ha restado espacio, respeto y protagonismo a la mujer dentro de la sociedad. Para que esto cambie el hombre tiene que hacerle ver que “son necesarias e importantes”.

Problemas a la hora de publicar los trabajos

Respecto a la censura sufrida a la hora de publicar sus trabajos, el guineo ecuatoriano, recordó con humor los problemas que tuvo. “Estuve más de siete años esperando y cuando fui a reclamar me dijeron Edmundo, el trabajo está bien hecho pero es muy crítico, te metes demasiado con los españoles“. Me salió otro editor y me dijo, “no puedo publicarte el libro porque me va a dar muchos problemas“. La censura era para que mis trabajos no salieran a la luz, finalmente conocí al director de Wanafrica (editorial que surge para dar voz a todo africano que quiera publicar sus obras sin restricciones) y vi que tenía una proyección muy clara.

De cara al cambio futuro de Guinea Ecuatorial, comentó que “todas las partes deben entender que somos seres humanos con derechos que deben ser respetados (…). Deberíamos anteponer lo que nos une antes que lo que nos separa. Tenemos que aprender a escucharnos, a dialogar y transmitir un mensaje a las jóvenes generaciones de que hablando se entiende la gente”.

Para finalizar, Sepa habló de la buena relación que tiene con los jóvenes bubis. “Les veo interesados en un tema importante: la identidad. Para entender lo que pasó, y pasa, en nuestro país yo parto de la experiencia de mi familia, la extrapolo a la isla de Bioko. Es decir, pensar localmente, pero sin perder la perspectiva global. Yo no renuncio a mi identidad bubi y no quiero que nadie me la niegue. Cuando yo me reivindico bubi no estoy negándole al Fang su identidad, sino diciéndole que me respete como yo lo haré con él. Somos múltiples identidades que tenemos que construir un proyecto común de convivencia para sacar adelante Guinea Ecuatorial”.

Sin comentarios

Publica un comentario