REFLEXIONES EN CUARENTENA

Reflexiones en Cuarentena

REFLEXIONES EN CUARENTENA

En estos días de reclusión, nos hemos dado cuenta de la fragilidad del ser humano. Según el filósofo Blaise Pascal, “el hombre es una caña pensante”, es decir, el animal más débil del universo.

No hace falta que el universo entero se arme para aplastarlo: un soplo de viento o una gota de agua bastan para destruirlo. En estos días de cuarentena hemos descubierto que el miedo nos gobierna por completo y que no somos los superhéroes de este mundo finito. En este día gris, triste y mustio, hemos advertido que el ser humano no necesita mucho para vivir, que vale la pena prestar atención a la familia, los amigos y los conocidos, y ser con ellos una sola cosa, tener una sola voz. En estos días de confinamiento nos hemos dado cuenta que no solo nosotros vivimos en el planeta y en la naturaleza; que los pájaros también existen y siguen volando, que merece la pena respirar aire puro y no contaminado.

En estos días de calma, silencio y diálogo con nuestro Yo, nos hemos dado cuenta que podemos vivir sin el coche que tenemos en el garaje, sin ponernos aquellos pares de zapatos que tanto veneramos, ni abrir aquel armario lleno de ropa nueva.

Que podemos vivir sin tantos bienes materiales que nos hacen pensar que somos superiores a los demás, más inmortales que mortales. En estos días oscuros para la humanidad, nos hemos dado cuenta que somos seres mortales, animales como los demás, que la vida son dos días y que se mueren negros, blancos, amarillos, ricos y pobres.En estos días de encierro, un virus, un animal invisible y minúsculo, nos ha hecho ser más democráticos y solidarios, menos racistas y xenófobos. Nos ha enseñado que su castigo afecta a todos y que nadie se escapa de su ira. 

Juan Riochí Siafá: Escritor e investigador.Madrid, 12 de abril de 2020

1 Comentario
  • Berta Lucía Estrada
    Publicado a las 12:28h, 13 abril Responder

    Hermosa reflexión Juan Riochí; precisamente mi marido me caba de contar que en los suburbios de París han aparecido venados. Porque de eso se trata también este confinamiento que nos permite entender hasta que punto el Homo Sapiens es depredador; y aunque ya lo sabíamos ahora lo estamos constatando viendo como la naturaleza comienza a apropiarse nuevamente de su espacio.

Publica un comentario